LA NUEVA ORDEN MUNDIAL Presenta: La Tía Rous & La internacional varieté transformer

‘1+1=1’ en Espacio México, Montreal
10/05/2013
Periódico Arteria – Año 8 Edición 38 (Mayo – junio 2013)
31/05/2013

LA NUEVA ORDEN MUNDIAL Presenta: La Tía Rous & La internacional varieté transformer

LA NUEVA ORDEN MUNDIAL

Presenta:

 La Tía Rous & La internacional varieté transformer

En los marcos del programa EXPANDIBLE DEL CCEMEX. Curaduria: Rocío Cerón. 

Rosario Cobo & Luis Almendra.
www.lanuevaordenmundial.org

Artistas invitados:
Daniela Olmedo (México)
Julia Antivilo (Chile)
Yecid Calderón  – Pinina Flandes (Colombia)
Rojo Cordova  (México)
Blair Lathan (Nueva Zelanda)
Fernando Caridi ( Chile)
Diego Castelan Avelino (México)

Proyecto artístico trans – indisciplinar  fundado y conformado en México desde abril del 2012  por  Rosario Cobo y Luis Almendra.

El video, la fotografía, la experimentación sonora  y el ejercicio del arte acción son los entre otros los dispositivos  que nos permiten penetrar un espacio contemporáneo híbrido y difuso, del cual extraemos episodios y escenificaciones de otra posible existencia  inmersa  en los imaginarios de nuestra subjetividad.

La nueva orden mundial, se presenta como una máquina Psicotrónica de  reacción y  sobre vivencia delirante, crítica, lúdica, paródica  y vengativa  frente a un devenir post atómico y una realidad aplastante especializada en masacrar el poder físico psíquico  humano. El ruido noise constante de la ciudad,  el cáncer urbano, la eclosión  de nuestros deseos y la masa estrepitosa de zombis avanzando por los cementerios y bibliotecas, se han transformado en nuestro  pulso estoico dispuesto a la revulsión.

Auditorio Centro cultural de España México.
Miércoles 29 de mayo.
HORA 19:00PM
Lugar: calle república de guatemala 18. méxico d.f.
contacto: [email protected]
Entrada libre

cartel-nueva-orden-otra

.

LA NUEVA ORDEN MUNDIAL DESDE UNA PERSPECTIVA FILOSÓFICO-EROPOÉTICA

Por: Yecid Calderón (Pinina Flandes)

Cuando nacemos con el alma pre-clara se nos denomina de-formes. Somos cuasimodos de una civilización en la que la apuesta política quedó suspendida de una telaraña; atrapada, presta a que su líquido vital sea succionado. Fue así como del Estado solo quedó el terrible cascarón como huella de su miseria y vulnerabilidad. Pudimos haber perdido la vida en ese estrangulamiento que casi fue provocado por el cordón umbilical, pero, buen doctor, el remero de las parcas se salió con las suyas: sobrevivimos.

Las empresas megalomaniacas de la decencia, el respeto, el buen saber, la tecnociencia, la tecnocracia, nos lanzó sin remordimiento al confín de los cuerpos desnudos. Vida nuda, para Agamben, lugar en donde la única esperanza política es la lucha a muerte, descarnada, sin tutela que amortigüe el impacto de lo violento, de los violentos; ese otro que también agobia con la misma radicalidad con la que el hambre mata. Esta desnuda política es nada más que su incumplimiento. Esta biopolítica no es otra cosa que la suspensión de un Estado de Derecho y de Bienestar para convertir al aparataje estatal en simple verdugo, gendarme de un poder desalmado y corto, aunque eficiente, en el control de los cuerpos.

Sobrevivir ese día de nuestro nacimiento cómo si la vida valiera la pena ser vivida en medio de un escarnio público, en medio de una truculenta orgía de miserias en la que los cuerpos resultan tan solo cepo, cadena, lugar de purga, residuo, cosita de nada. “Carne de cañón” dicen los clichés idiomáticos, o sea, para el proxeneta estatal, utensilios libidinales, meros instrumentos del ejercicio de una cosa que no es otra que su poder soberano sentado en la soberbia: un nuevo orden mundial como soberanía del mal nos dio el neoliberalismo.

Dejemos la queja y el tono victimista (que arde en todas partes como un eterno fuego) y vayamos a la propuesta: se sobrevive en este gran campo de concentración, pero no de cualquier modo. No se trata de hacerle el quite al aparato de la perversidad extrema, por el contrario, se trata de enfrentarlo con cinismo, con hedonismo, con lúdica, con poesía ¿Cuál fue la razón por la cual la filosofía cínica de Diógenes de Sinope quedara estigmátizada bajo el apelativo de “filosofía de perros” y echada al olvido bajo el imperio de una voluntad amnésica que todo lo recubre y lo vela? Esta pregunta, así planteada, tan relevante en la historia del pensamiento pero jamás hecha, es la que hoy cuenta. ¡Conócete a tí mismo¡  Reza la máxima de Delfos con la que se inicia la antropología filosofía, la cuestión del hombre. Pero, hoy estamos cansados de escudriñar en el interior como sintiendo que algo dentro debe ser purgado, exorcizado, vomitado fuera de sí porque es nocivo. Conócete a tí mismo y sin embargo, habría que agregar ―si es que se puede ser honesto― “bajo las reglas que nuestra razón hegemónica te impone; “se tú mismo” pero dentro de los límites de subjetividad que nosotros te indicamos y que no debes franquear”, sería más honrado decir.

No preguntes por los sistemáticos olvidos que se han impuesto sobre tu propia biografía, sobre la gran biografía pública, política, que es la Historia de todos los cuerpos sacrificados por las narrativas dominantes. Diotima antes que Sócrates, Diógenes antes que Aristóteles, los habitantes de Síbaris ―la ciudad del placer―antes del ascetismo y austeridad de Epicuro. Todos los viejos filósofos puestos críticamente sobre la mesa, pero incluyendo los que fueron destinados a la ausencia del archivo. Críticamente que quiere decir, abiertamente, expuestamente, como cuerpos servidos para una merienda de comensales amorosos; una fagia que no estrangula con el diente, sino que besa y delira sobre la dermis a partir de las caricias. Críticamente con tacto, porque una crítica sin tacto es tan sólo crítica para levantar nuevas hegemonías.

Comensales náuticos, boca y nave que se desliza por la carne, con una lengua por vela, los colmillos por tripulantes para el suave mordisco que no arranca sino que empuja la piel para amasarla. Humedecer el tacto con saliva, reactivando el fuego de la concreta presencia de esos nombres. Volver a la palabra de la filosofía Antigua en presencia de esta filosofía nueva, esta filosofía plástica, esta filosofía práctica, en la que pensar es la factibilidad del reconocer con esta performance ―propuesta loca―, esta ciencia ficción ficcional en la que Cobo y Almendra se convierten en aficionados de control para parodiar el nuevo orden mundial. Los chilenos vertiginosos nos sacan a empellones de este andamiaje de las vanaglorias para llevarnos a la Nueva Orden Mundial ―¡sí! con femenino y todo― donde ya no sólo sobrevivimos sino en donde, a despecho de la máquina taumaturga de dolor, se ama de otra manera que en los comerciales de Nestlé y Coca-Cola.

Volver sobre las Cartas a Lucilio de Séneca, revisar los Pensamientos de Marco Aurelio, el único gobernante filósofo de toda la historia, mientras se hace el amor en un viejo colchón con la desnudez por camarada del pensar, y atravesar el pensamiento como ebrios de saberes que provienen de todas partes, de todas las historias; un conocer plural y gozoso, coctel para escanciar sobre esa carne ausente (la de los filósofos antiguos) la bilis de nuestras contemporáneas urgencias.

Revisar los textos de los gnósticos enloquecidos con lo trascendente y verificar que hoy podemos encarnarnos hasta el paroxismo de la misma sangre: su putrefacción donada, su acontecer vulnerable, amoroso, poético; sin ninguna otra urgencia que la risa, la palabra que encuentra, el sino que proyecta una luz sobre las cosas para hacerlas un poquito de una misma, como una parte de sí que, igual, no reposa en su asimilación o apropiación, sino en su radical diferencia: lo radicalmente Otro.

Lo risible es una revolución molecular, el juego es una pantomima ante el miedo, un sacrificio del tedio, del dolor, una ex -posición sin victimización, un delirio gozoso en la hemorragia; sin esa ardua queja que se queda en el reclamo y que evita u olvida o se hace la pendeja en cuanto a proponer un recurso, un horizonte, un universo paralelo: algún refugio activo, algún modo de proximidad con los que estamos cerca.

Universo paralelo de la Nueva Orden Mundial, ya no minando la macrofísica del poder sino sus pliegues microfísicos.  Rechazo de la estrategia que usa la piedra y rompe los cristales, la arenga que lleva a los pueblos a su propio cadalso, a los héroes a la muerte, a los líderes a las tumbas. Macrofísica de las comunidades imaginarias, como el Estado nación, donde nadie es nadie, tan sólo masa informe contra un poder que sobre esa magna lucha se sostiene y se multiplica, se vigoriza y catapulta. Lucha que desconoce la diferencia menor que no se emancipa en la reivindicación colectiva, dominada por otros modos análogos del poder central.

Para la Nueva Orden Mundial la imaginación desata la revuelta. Nada más revolucionario que pensar distinto y, a pesar de los agravios, rechazos o exclusiones, mantenerse a salvo en ello; disciplinadamente indisciplinando todo, jugando, proponiendo, erigiendo puentes de encuentro entre las que estamos cansadas de lo mismo. Las que estamos locas de atar y nos encerramos a deslindar parcelas de polen con abejas antiguas, a madurar miel con insectos reinas, a mojarnos las piernas con agua del olvido pero para una memoria nueva, que rescata lo más olvidado porque más que Historia queremos besar los labios vaginales más erectos o henchidos de gozo de este tiempo. Las que crean, como Almendra y Cobo, máquinas para hacer un ejercito de enanos o conejos a través de una manipulación genética, o de repente, encubar en las rodillas luciérnagas de fondo de mar, o mantas rayas que se convierten en alfombras voladoras. ¡Ah! ¡la máquina perversa!

Mirar la filosofía con ojos incisivamente inquietos, hablar con un lenguaje rigurosamente creativo y exquisitamente expuesto. Y al final, siempre, al final, de cada hora, cada minuto o cada instante, como digo yo, o sea la Pinina, llevar el cuerpo como bandera y la carne como única consigna.

 

Equipo CirculoA
Equipo CirculoA
Equipo editorial y de investigación de CÍRCULO A Información de Arte Contemporáneo en Iberoamérica

Da follow a nuestro Crowdcast
y entérate cuando iniciamos una videosesion

 

Aparta tu lugar en cada sesión