TRAYECTOS LÍQUIDOS Exposición Celda Contemporánea / formato 3, Universidad del Claustro de Sor Juana

Fundación/Colección Jumex, Museo Amparo y Fundación Alumnos47 invitan a Una charla con la curadora Lauren Cornell
15/07/2013
LA CIENCIA Y EL OCIO, exposición de Miguel Rodríguez Sepúlveda en Centro de las Artes | Parque Fundidora
16/07/2013

TRAYECTOS LÍQUIDOS Exposición Celda Contemporánea / formato 3, Universidad del Claustro de Sor Juana

Mario Palacios Kaim, Jeannette Betancourt y
María José de la Macorra

El espacio que alberga la Celda Contemporánea, como vestigio arqueológico, determina a los artistas a interactuar con su arquitectura y preestablece un diálogo con ella. Actualmente, los artistas contemporáneos suelen buscar conexiones concretas con los sitios específicos donde realizarán sus obras, investigan e indagan los espacios para encontrar vínculos espacio-temporales y desarrollar sus propuestas. Cabe mencionar que originalmente el sitio en donde ahora se encuentra la Celda, resguarda vestigios de lo que fueran los baños, cocinas y patios que utilizaban las monjas del exconvento de San Jerónimo, construido en el siglo XVII. Trayectos líquidos, es una exploración en torno a uno de los elementos de uso originarios de la celda, -el agua-.

El agua como común denominador de esta exposición, refleja tanto las preocupaciones actuales de abastecimiento, así como las repercusiones climatológicas en el medio ambiente, al mismo tiempo que nos hace reflexionar visual y poéticamente sobre su simbología ancestral a lo largo de la historia. El agua, como elemento vital de nuestra existencia en todos sus estados y manifestaciones, nos revela desde los reflejos abismales de su superficie, pasando por su fragmentación, condensación y precipitación, hasta llegar a su fruto sobre la tierra.

La instalación de Mario Palacios surge del encuentro fortuito entre el ojo avispado de un artista y la manifestación de la naturaleza en todo su esplendor, cuando por azares del destino descubre las formas y reflejos que la lluvia dejaba en el patio de su taller, sobre unos tapetes de neopreno que había arrojado. Y mira y observa, espejos de nubes, formas informes, restos, residuos, Narciso reflejado, abismos inundados. Y la visión se apodera de él, y él la retoma y nos la ofrece para nuestra propia contemplación y asombro. El agua reposa sobre la tierra en espera de continuar su ciclo, piensa en mares, lagunas y charcos, que siendo todos distintos en forma o tamaño, contienen el mismo líquido, fluido que transita y se transforma en diferentes estados sin inmutar su esencia.

Jeannette Betancourt, nos ofrece aguaceros, reverberaciones, tormentas, ecos en movimiento y corrientes incesantes en sus obras. Palabras fuertes tratadas con mano suave pero precisa, utilizando largas telas de organza semitransparente, nos presenta dos instalaciones flotantes, ligeras como la brisa, pero potentes en cuanto a su capacidad crítica de nuestro tiempo. Preocupada por el cambio climático y el poder destructor del agua, así como en “Radiografía del poder”, nos hace reflexionar sobre las contingencias que plantea la situación del agua en el planeta. Originaria de la isla de Puerto Rico, con clima tropical y acostumbrada a grandes y constantes precipitaciones pluviales, Jeannette toma y retoma el tema, para tratarlo desde diversos ángulos, como en la proyección del video que se presenta en la planta alta de la Celda, y que ella misma registró durante un viaje en barco por el mar Egeo en medio de una tormenta, “mientras tomaba las imágenes, comprendí cómo la fuerza y el temor al mar, inspiraron la creación de tantos relatos, mitos y dioses en su honor, a lo largo de la historia”.

Ácatl, de María José de la Macorra, es un salto al pasado por la cámara del  tiempo de la Celda, que nos transporta a un tiempo anterior a la edificación del convento, cuando en este sitio, no había más que tulares y carrizales encontrados a la orilla suroeste del islote de Tenochtitlán. Aquí, la referencia con el agua viene desde su origen prehispánico, donde el método común de cultivo eran las chinampas y donde entre otras cosas crecían las plantas de tule, “fruto” y producto del agua. El tule es una planta originaria de México y actualmente se encuentra en peligro de extinción. María José de la Macorra, nos presenta, en su intervención múltiple, físicamente con los carrizos de tule, aquellos que aún se pueden encontrar, en agrupaciones de “atados” de distintas dimensiones y colores. Con ellos, atraviesa virtualmente el tiempo y el espacio de la Celda, llenando sus huecos y recovecos, haciendo que aparezcan emergiendo o sumergiéndose como testigos del tiempo. Los carrizos nos evocan simbólicamente aquel otro momento, tratan de ser vectores simbólicos del tiempo, aquel en el que se contaba con atados de carrizos como podemos observarlo en la pictografía mexica. Algunos los presenta en su estado y color natural, que simbolizan la tierra y la piel humana, blancos (encalados), que simbolizan el día y el cielo, y negros (enchapopotados), que simbolizan la noche y el inframundo, como presencias ancestrales en nuestro tiempo contemporáneo.

Berta Kolteniuk
Agosto, 2013

INAUGURACIÓN
Miércoles 7 de agosto, 19:30 horas
Entrada libre
Hasta el 28 de septiembre, 2013

trayectos líquidos postal

vuelta postal trayectos líquidos

Universidad del Claustro de Sor Juana
Celda Contemporánea / formato 3
De lunes a viernes de 10:00 a 17:00 horas,
Sábados, de 10:00 a 14:00 horas
Entrada libre
Izazaga # 92, Col. Centro Histórico
México, D.F. 06080
55 (52) 51303337
celdacontemporanea@gmail.com
celdacontemporanea.blogspot.com
www.elcalustro.edu.mx

Equipo CirculoA
Equipo CirculoA
Equipo editorial y de investigación de CÍRCULO A Información de Arte Contemporáneo en Iberoamérica

Da follow a nuestro Crowdcast
y entérate cuando iniciamos una videosesion

 

Aparta tu lugar en cada sesión